Sistema de Almacenamiento externo de datos

Storage Area Network

Es la tecnología básica para proporcionar almacenamiento compartido entre servidores. El acceso a los datos se realiza a nivel de bloque y permiten conexión iSCSI, FC o FCoE para obtener el rendimiento más adecuado. Esta tecnología requiere una capa suplementaria de software.

Network Attached Storage

Es la tecnología que permite almacenar datos y compartirlos con otros usuarios a través de protocolos de red de la forma más sencilla y eficaz. En la tecnología NAS, el acceso a los datos se realiza a nivel de ficheros y de manera remota a través de red TCP/IP mediante diferentes protocolos (CIFS/SMB, NFS, FTP, http, AFP, NCP).

Direct Attached Storage

Es la tecnología que permite conectar el dispositivo de almacenamiento directamente al servidor o estación de trabajo. En la tecnología DAS, el acceso a los datos se realiza a nivel de bloque y se puede utilizar conexión SAS, iSCSI o FC para proporcionar almacenamiento local de forma masiva.

Ventajas de almacenar la información en dispositivos de almacenamiento externo

Actualmente el factor clave en cualquier sistema informático es el almacenamiento de datos, la accesibilidad y la optimización del mismo.

La externalización del almacenamiento de datos en una empresa y la disponibilidad de los mismos en sistemas de almacenamiento diseñados para esa función tiene múltiples ventajas:

  • Alta disponibilidad de los datos.
  • Mejor rendimiento en el acceso a los datos.
  • Libera recursos del servidor.
  • Permite mayor escalabilidad a nivel de capacidad.

Cómo obtener el mejor rendimiento

Para dimensionar el almacenamiento externo, debemos tener en cuenta diversas consideraciones para optimizar al máximo la solución, independientemente de la tecnología de conexión utilizada: número de discos, nivel RAID y tipo de discos.

La capacidad, junto con el nivel RAID, marcará de entrada la cantidad de discos a utilizar en cada configuración. No obstante, en aplicaciones donde se requiera un alto nivel de transferencia es recomendable utilizar más cantidad de discos y de menor capacidad porque en función de los cabezales existentes, la velocidad de transferencia de datos será mayor.
La configuración del RAID dependerá del uso que se haga de los datos, y la protección que se le quiera dar a los mismos, pero siempre que sea posible se deberá segmentar la información en diferentes unidades RAID.

Por último, se debe tener en cuenta el tipo de discos y la calidad del mismo, y optar por una solución All-Flash con discos SSD con un nivel de durabilidad mínimo de 3 DWPD, o bien soluciones híbridas en función del presupuesto disponible.